Google + MailInstagram
POLVO SAGRADO

Es un anillo delicado donde nos envuelves en los orígenes del arte, donde los materiales, el barro, las piedras o las pieles son soportes de tus sueños. La poesía de tu obra, está más cerca de las lágrimas que de la trementina, más cerca de las emociones que de las razones.

Tu trazo a veces es arrebatos repetidos en las olas del océano, con sus catástrofes de espuma. Es la sal invisible en el mar. Puedo ver las huellas dactilares de tu alma, el fuego de su mirada mezclada con rastrojos de trigo recogido en otoños tristes o en el filo del frío, en medio de la nieve de cualquier primavera. Esto se hace con oficio, el que hoy se nos esfuma en el Arte Conceptual, y que tú, Antonio, llenas de originalidad.
Tus imágenes me llenas de nostalgia de origen. Es como si los materiales fueran tus ancestros, que viven en tus obras. Es esa armonía que soñamos de la naturaleza simple y callada, que al contemplarla a través de tu obra me llena de respeto, del silencio de la brisa marina, del frío de los acantilados al amanecer, de sueños rotos, de ansias de regresar. Pareciera que tu único camino es un regreso, un eterno regreso al fondo del mar, que nunca, nunca, debimos abandonar.

En tus trazos vive la nostalgia y el valor de tu obra, para mí, es la invitación a reemprender el camino, para encontrarnos con nosotros mismos, con nuestros sueños y abrazarlos sabiendo que ellos ya no están solos, porque después de la experiencia de contemplar tus obras, creo poder hacer como tú y acompañar mis sueños con tu valentía. Tu oficio, esta preñado de respeto por la naturaleza, por esa naturaleza que somos parte, en donde viven junto a nosotros los sueños de los todos los ancestros.
Tu respeto se expresa en las caricias de las tierras de color o las hierbas seca que cuidadosamente incorpora en tus obras, consciente que ellas son los abuelos, y los abuelos de los abuelos de tus abuelos, hablándonos en medio de los bosques húmedos, de sus rabias, de angustias, de sus sonrisas llenas de complicidad en amaneceres azules.

Me ha impresionado encontrar un artista, que sin saber yo de donde viene, ha caminado conmigo desde antes que existieran los días, en islas remotas que nunca conocimos y que nunca sabremos de sus nombres. Lo que conozco de tu obra es un testimonio de la naturaleza, que se ha revelado a través de tus manos, que apela a nuestras conciencias, que nos exige reconocernos en la fragilidad de nuestra soledad y nos invita a reencontrarnos en el respeto del  presente eterno, ese presente que contiene todo el pasado y todo el futuro, donde debemos convivir con todo lo existente, como ecologistas sin arrogancia alguna.
Esto es decir bien, es bendecir tu obra, porque finalmente, somos una gota en el océano, somos polvo, pero me has susurrado al oído... “si,....polvo....somos polvo... pero polvo sagrado”.

Te felicito sinceramente, por trabajar en el rescate del arte de origen, con materiales simples, materiales orgánicos, otros reciclados integrando tu obra a través de los elementos y concepto al ciclo ecológico de nuestro entorno.

Sin duda estas en la formulación del cambio de paradigma,  como han sido el rol de los artistas verdaderos.

Gracias por tu valentía de exponerte, por aventurarte en las nuevas técnicas que cuidan el medio ambiente con técnicas innovadoras y sostenibles.

Orlando de Urrutia                                                            Max Peña A.          

DOCTOR ARQUITECTO MDI                                              ARQUITECTO WCC
Asesor de Sostenibilidad de la Unión Europea                Asesor Cultural de la UNESCO

 

 

banner sanchezsantiago

ralla inferior

Valid XHTML 1.0 Transitional materials ecologics 2017 © Copyright | contacto| Créditos|